15

And in the end...

A pesar de todo mi empeño, al final no he conseguido que este blog haya alcanzado los diez años de existencia. Muy lejos queda ya aquel 2 de julio de 2008, cuando me embarqué, por motivos personales, en una aventura que me llenase y que ocupara el tremendo vacío en el que se había convertido mi vida.

Echando la vista atrás me doy cuenta de lo maravillosa que ha sido esta experiencia, la cual, superado el bache anímico inicial, se convirtió en un medio a través del cual he contado mis experiencias musicales (y no musicales) y compartido mis modestos conocimientos sobre la materia, que se han transformado en inmensos gracias a todos los colegas blogueros que he tenido el gusto de conocer, tanto virtual como personalmente durante estos años. Con esos dos grandes tesoros me quedo. 

En la actualidad, tanto mis inquietudes como mi situación personal han cambiado mucho. Y si a eso unimos las últimas tendencias que hacen de las redes sociales unas poderosas armas de comunicación que eclipsan cualquier otra, el resultado es que ya no le encuentro sentido a seguir adelante.

Mi baúl es el testigo silencioso de estos diez años de travesía por la blogosfera musical. Me alegro de que haya tenido que ir cambiándolo por otros de mayor tamaño. A bien seguro seguirá creciendo porque no pienso dejar de cultivarme ahora que mi "fondo de baúl" es tan amplio y rico.

Más de 1.100 entradas, más de 300.000 visitas y más de 8.500 comentarios quedarán para la posteridad como recuerdo perenne de casi una década de estar al pie del cañón, así como de todos aquellos que han tenido a bien visitar el blog y a los que, además de eso. han querido dejar su apreciada y enriquecedora opinión. Gracias de todo corazón.


Como dice la canción, "al final el amor que recibes es igual al amor que das". No hace falta decir que mi desván está abierto a todo el que lo quiera seguir visitando. Siempre seréis bienvenidos. 

¡HASTA SIEMPRE!

2

Elvis Costello - 'Pump it up'

Hace cuarenta años ya, por estas fechas, Elvis Costello sacaba su segundo disco de estudio, y primero con su grupo The Attractions, banda que lo acompañaría hasta 1986, y posteriormente entre el 94 y el 96.


Siempre me llamó la atención que en la cubierta del LP original publicado en el Reino Unido faltaran dos letras a la izquierda: la E de Elvis y la T de This, primera palabra del título del álbum, This year's model. Por lo que sé, fue un "error" intencionado del diseñador de la portada. Curiosamente, la versión americana del disco salió con la portada completa.

La versión original del disco contenía aquellos '(I don't want to go) to China', 'Lipstick vogue' o la genial 'Pump it up', con una letra de esas "curiosas" que escribe Costello.

Cuarenta años después siguen sonando igual de frescas. Escuchándola, parece que la new wave estuviera de moda hoy en día.





5

50º aniversario del primer álbum de Fleetwood Mac

La escuela de John Mayall y los Bruesbakers no es moco de pava. No en vano, de ahí -como todo el mundo sabe- surge, en las figuras de Peter Green, Mike Fleetwood y John McVie, la base de la banda Fleetwood Mac, con la guinda de Jeremy Spencer.


Los cuatro grabaron su primer disco de estudio en abril de 1968; en breve se cumplen 50 años de aquella publicación: Fleetwood Mac, o Peter Green's Fleetwood Mac, como también se conoció. Un disco que resulta de un cóctel de grandes versiones de temas de corte blues con cortes originales de Green y Spencer, quienes compartieron las labores vocales en el álbum.

Doce temas al más puro estilo blusero, y del que es difícil destacar alguno de ellos por encima del resto. Valga un ejemplo:



4

Gary Moore - 'Back on the streets'

Pensaba que me iba a costar menos volver a escribir, pero se ve que no. Los últimos acontecimientos acaecidos parece que me están pasando más factura de lo que yo creía. Aún así, aquí seguimos en la brecha, aunque sea de tarde en tarde. Y dicho lo cual, voy con el tema de hoy.

Corría el año 1978, hace cuarenta años por tanto, cuando Gary Moore editaba su segundo álbum de estudio, Back on the streets. Un trabajo para el que contó con sus antiguos compañeros de Thin Lizzy Phil Lynott y Brian Downey, además de Don Airey, John Mole (Collosseum II) y Simon Phillips (que luego formaría parte de Toto).


Como curiosidad, cabe recordar que la portada tuvo cierto impacto, ya que en ella aparecía Moore saliendo de la prisión Wormwood Scrubs (Londres).

Recuerdo que el tema 'Parisienne walkways' se hizo muy conocido, después de publicarse como segundo single del disco, pero a mí me llamó más la atención aquel 'Back on the streets', primer corte y que daba título al álbum.

Cuarenta años después, suena igual de bien que entonces interpretada por un Gary Moore del cual se cumple hoy el séptimo aniversario de su muerte.

2

Stephen Stills / Judy Collins - Everybody knows

Después de unas vacaciones navideñas tristemente "movidas", retomo la reconfortante labor de escribir con una noticia que me ha llamado ciertamente la atención.

Supongo que todos vosotros conoceréis 'Suite: Judy blue eyes', el famoso tema compuesto por Stephen Stills, y que abría el disco de debut de Crosby, Stills &Nash, allá por el año 1969. El tema estaba dedicado a Judy Collins, o más bien a la ruptura de la relación de Stills con ella después de dos años de noviazgo.

Para celebrar sus cincuenta años de amistad, ambos artistas han grabado el álbum 'Everybody knows', primer trabajo juntos y que verá la luz el próximo mes de marzo.

El disco está compuesto de versiones de Bob Dylan, Leonard Cohen, o Traveling' Wilburys, entre otros, amén de un tema compuesto por Collins para la ocasión.

Otra de las canciones que aparece es 'Who knows where the time goes', escrita por la famosa cantante inglesa de folk Sandy Denny y que se incluye en el álbum de Judy de 1968 que lleva el mismo nombre que la canción.

Y también cabe hacer mención de 'So begins the task', tema que formaba parte de una demo que anduvo muchos años perdida, y que aparecería después en el disco Just roll tape (Stepehen Stills, 2007); también figuraba en el mítico Manasas (1972), y en CSN 2012 (grabado en directo, 2012).

Judy Collins la incorporaría a la lista de temas de su disco True stories and other dreams (1973).

En definitiva, un entrañable puñado de encantadoras y emotivas canciones que creo hará las delicias de los fans de estas dos leyendas de la música americana.

4

Merle Haggard - 'Sing me back home'

Hay melodías que, una vez escuchadas, se alojan en el fondo del corazón musical y se quedan ahí para siempre. Podría enumeraros unas cuantas decenas de ellas, por ejemplo la que hoy ocupa mi tiempo.


Pista inicial y primer single del disco homónimo, 'Sing me back home' (Capitol Records, 1968), trabajo publicado por cierto ahora hace nada menos que cincuenta años de nada, Merle Haggard (Abril, 1937 - abril, 2016) demuestra en este disco después de varios álbumes publicados el florecimiento de su talento musical. La letra narra la experiencia de un recluso condenado a muerte, asunto derivado de su propia estancia en prisión en San Quintín durante tres años.

Muchos artistas han versionado este sencillo y bello tema que tengo guardado en un lugar especial de mi baúl: en la sección 'Mi colección de canciones'.

3

¡Feliz Navidad!

Desde este humilde rincón de la blogosfera, quiero desearos a todos una Feliz Navidad. Que disfrutéis mucho de las fechas que se avecinan. Besos y abrazos!


8

El año 82 americano, el año de 'Nebraska'

Mientras en Inglaterra 1982 fue un años de flujos y reflujos, de búsqueda y evolución, en Estados Unidos transcurrió sin excesivas novedades, manteniéndose la tónica de años anteriores, asunto que se trasladaba irremisiblemente a la producción y venta de discos. 

Dos interrogantes se mantenían desde 1974: ¿no hay mejor música porque no salen mejores artistas, o no hay buenos artistas porque la industria no lo favorece? ¿Se venden menos discos por falta de imaginación, o las editoras apoyan sólo el negocio seguro?

En 1976, en Estados Unidos se comenzó a otorgar el "disco de platino" para galardonar a aquellas grabaciones cuyas ventas superaban con creces las del ya clásico "disco de oro". Analizando los datos, se observa que de un año de máximo optimismo -1978-, en el que los álbumes de platino casi doblaron a los de 1977, se pasó a la debacle en 1979, con un descenso brutal que llegaría hasta 1982. Ni siquiera el anuncio de la salida de la crisis económica tuvo efecto alguno.

A los datos anteriores hay que añadir la bipolarización en torno a las dos principales compañías discográficas: CBS y WEA. Esta concentración determinó también el apoyo mínimo a los nuevos artistas, en contraste con la gran proliferación de sellos independientes y una "lucha" editorial mucho más fuerte al otro lado del charco.

En ese ambiente de ambigüedad musical, en el que lo más destacado fueron los debuts en solitario de gente como Robert Plant o Donald Fegen, las aventuras al margen de sus bandas de Don Henley, Glenn Frey o Steve Nicks, por citar algunos, y el aplastante éxito del primer disco de Asia amén de las irrupciones de Men at Work y Human League, es de justicia destacar el perfil de una obra: Nebraska, de Bruce Springsteen, sexto álbum del de New Jersey, de que ya hablé aquí en su momento.

3

Reedición de 'Automatic for the people', de R.E.M.

La banda georgiana R.E.M. es otra de las que se ha abonado a las reediciones; en este caso, la que conmemora el 25º aniversario de la publicación de su octavo álbum de estudio, el archiconocido 'Automatic for the people', que contenía grandes temas emblemáticos de la banda como 'Drive', 'The Sidewinde sleeps tonite', 'Everybody hurts' (mi favorita del disco) o, por supuesto, 'Man on the moon'. Uno de los mejores discos de la década de los 90.


Con motivo de esta reedición, la banda compartió una versión extendida del vídeo de 'Nightswimming', tema destacado tanto como los citados anteriormente, con una duración de ocho minutos, y que está incluido en el blu-ray de la versión limitada que la acompaña junto con diverso material gráfico. La estética de la imagen le dan un toque nostálgico a esta nueva edición.

2

Soft Machine, el Canterbury sound

De las muchos acontecimientos acaecidos en 1967, uno de los años más gloriosos de la historia de la música rock, es ciertamente relevante al aparición del esbozo de Soft Machine, segundo grupo crucial del psicodelismo británico en sus orígenes, que surge en Canterbury a partir de una banda llamada Wilde Flowers.

Los Wilde debutan en 1964 con Brian Hopper, Richard Sinclair, Hugh Hopper y Robert Wyatt, con un estilo próximo al rock and roll y al jazz partiendo del rhythm and blues. Sucesivos cambios en la formación, incluida la incorporación de Kevin Ayers, hacen que la banda se fragmente, surgiendo de una de esas porciones Soft Mchine -nombre tomado de una novela de William Burroughs, como muchos de vosotros sabréis-. El grupo estaba integrado en principio por Wyatt, Ayers, Mike Ratledge y Daevid Allen.

Antes de hacerse un hueco en la escena musical británica, vagaron durante un tiempo por diversos clubs de Londres y realizaron algunas grabaciones. Posteriormente, a lo largo de 1967, se convierten en estrellas del club UFO, junto a Pink Floyd. Aún así, no consiguen grabar hasta pasado un tiempo cuando por fin editan su primer single, 'Love makes sweet music'


Finalmente, en 1968, después de fraguarse su popularidad sobre todo en Francia, graban durante su gira por Estados Unidos su LP de debut, de nombre homónimo (conocido también como Volume One). De aquel álbum se publicaría un primer single, 'Joy of a toy', tema representativo de la propuesta de la banda.


Poco después, Allen deja la banda y su plaza es ocupada por Andy Summers (The Police), pero finalmente la formación se separa ese mismo año 1968.

A partir de entonces, como era bastante habitual en la época, se producen diferentes movimientos en el grupo, dando lugar a separaciones y refundaciones sucesivas, dejando al comienzo de ese tortuoso camino, el para muchos mejor LP de su discografía, el doble Third, publicado en 1970, tras haber incorporado una sección de viento. Se conformaba una avanzada concepción jazzística, opuesta a la psicodelia inicial, y que ya se extendería a los siguientes álbumes de la banda.

El devenir de los Soft Machine continuaría hasta 1981, año en el que grabarían su último disco, The land of cockayne, cuando ya no quedaba ningún miembro de la formación original.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...