2

Soft Machine, el Canterbury sound

De las muchos acontecimientos acaecidos en 1967, uno de los años más gloriosos de la historia de la música rock, es ciertamente relevante al aparición del esbozo de Soft Machine, segundo grupo crucial del psicodelismo británico en sus orígenes, que surge en Canterbury a partir de una banda llamada Wilde Flowers.

Los Wilde debutan en 1964 con Brian Hopper, Richard Sinclair, Hugh Hopper y Robert Wyatt, con un estilo próximo al rock and roll y al jazz partiendo del rhythm and blues. Sucesivos cambios en la formación, incluida la incorporación de Kevin Ayers, hacen que la banda se fragmente, surgiendo de una de esas porciones Soft Mchine -nombre tomado de una novela de William Burroughs, como muchos de vosotros sabréis-. El grupo estaba integrado en principio por Wyatt, Ayers, Mike Ratledge y Daevid Allen.

Antes de hacerse un hueco en la escena musical británica, vagaron durante un tiempo por diversos clubs de Londres y realizaron algunas grabaciones. Posteriormente, a lo largo de 1967, se convierten en estrellas del club UFO, junto a Pink Floyd. Aún así, no consiguen grabar hasta pasado un tiempo cuando por fin editan su primer single, 'Love makes sweet music'


Finalmente, en 1968, después de fraguarse su popularidad sobre todo en Francia, graban durante su gira por Estados Unidos su LP de debut, de nombre homónimo (conocido también como Volume One). De aquel álbum se publicaría un primer single, 'Joy of a toy', tema representativo de la propuesta de la banda.


Poco después, Allen deja la banda y su plaza es ocupada por Andy Summers (The Police), pero finalmente la formación se separa ese mismo año 1968.

A partir de entonces, como era bastante habitual en la época, se producen diferentes movimientos en el grupo, dando lugar a separaciones y refundaciones sucesivas, dejando al comienzo de ese tortuoso camino, el para muchos mejor LP de su discografía, el doble Third, publicado en 1970, tras haber incorporado una sección de viento. Se conformaba una avanzada concepción jazzística, opuesta a la psicodelia inicial, y que ya se extendería a los siguientes álbumes de la banda.

El devenir de los Soft Machine continuaría hasta 1981, año en el que grabarían su último disco, The land of cockayne, cuando ya no quedaba ningún miembro de la formación original.
2

'Disraeli gears' cumple 50 años

A principios de este mes de noviembre se cumplían cincuenta años de la publicación de Disraeli Gears, el segundo álbum de la mítica banda británica Cream o, lo que es lo mismo, Ginger Baker, Eric Clapton y Jack Bruce, grabado en Estados Unidos entre enero y mayo de 1967. La publicación se retrasó hasta noviembre por un problema con la portada.

No fue un disco que en su totalidad fuera demasiado celebrado por la crítica, a pesar de contener temas tan posteriormente renombrados como aquel 'Sunshine of your love', tema que se convirtió en himno.

Quién no la ha escuchado alguna vez:


Tampoco sirvió para surtir de temas a la banda para sus shows en vivo, salvo la citada 'Sunshine of your love', 'Tales of brave Ulysses' y poco más. Por cierto, los conciertos de aquella gira del disco , que incluían largas jam sessions de veinte minutos intercaladas entre los temas "normales", tuvieron gran éxito a la vez que ejercieron una doble influencia: en sí mismos y en la escena hippie que pululaba por la escena artística de la época.

El álbum original contenía once temas, que aunaban las raíces blues con cierto toque psicodélico, al uso por entonces. Y de esos once temas, aparte de los ya citados, a mí siempre me gustó uno de Joe Reynolds que arregló Eric Clapton para la ocasión: 'Outside woman blues'.


Los dos vídeos que he puesto corresponden a imágenes grabadas en sus cuatro conciertos en el Royal Albert Hall  a primeros de mayo de 2005.
2

40º aniversario de 'News of the world'

En octubre de 1977, la banda británica Queen publicaba su sexto álbum de estudio, News of the world; aquel que contenía los superconocidos 'We will rock you', 'We are the chapions' o 'Spread your wings'. Era el disco con menos participación en cuanto a temas compuestos por Brian May y Freddie Mercury. Roger Taylor y John Deacon contribuirían con dos temas cada uno. Hasta la fecha es el disco de más vendido del grupo, con más de diez millones de copias.


El pasado mes de septiembre se anunciaba la publicación de diverso material gráfico con motivo del 40º aniversario, incluida una versión alternativa del álbum, procedente de las mezclas de las grabaciones originales -Raw Sessions CD-, así como un DVD que contiene un documental a partir del material filmado durante la gira News of the world tour del 77.

Después de publicarse las versiones inéditas de 'We are the champions' y 'We will rock you'. llega ahora la versión del tema 'All dead, all dead', cantada esta vez por Mercury, cuando la que aparece en el disco original está interpretada por Brian May.

Este material ha creado mucha expectación. A buen seguro que tendrá una gran acogida por los fans de la banda londinense.

Así suena este 'All dead, all dead':

6

El "escándalo Payola"

Hablaba el otro día en la entrada sobre el fin del rock and roll del "Escándalo Payola". Por no hacer la entrada demasiado extensa, no entré en materia, así que ahora es el momento de dejar unas cuantas pinceladas sobre aquel suceso.

La guerra latente entre la ASCAP (American Society of Composers, Authors and Publishers) y la BMI (Broadcast Music, Inc.), algo así como dos SGAEs americanas, concluiría en 1959, cuando comenzaba el declive del rock and roll.

La ASCAP, y las grandes compañías, defendían que el éxito del rock and roll no podía ser debido a causas "naturales", sino a los sobornos (pago de dinero, regalos, vacaciones pagadas, participaciones en ganancias, etc.) que disc-jockeys y emisoras recibían de las pequeñas compañías para que sus discos sonasen por radio y TV, con lo que, además del aumento de las ventas, cobraban los derechos de emisión. En realidad los sobornos de este tipo son conocidos a lo largo de la historia de la música. Obviamente, en el caso del rock and roll, también existió, pero ni mucho menos fue el responsable del gran impacto social y musical del género, cuyos detractores veían en su ritmo una degeneración espiritual y una pérdida de la decencia, impulsada por "oscuros intereses".

El primer revuelo se levantó cuando las grandes editoras dejaron de pagar a los disc-jockeys y algunas emisoras despidieron a aquellos de sus empleados que despertaban mayores sospechas de haber sido sobornados. Muchos de ellos fueron hallados culpables o confesaron irregularidades importantes. A principios de los 60 empezaron a dictarse sentencias. La limpieza pretendía ser efectiva en todos los estamentos.

Los grandes acuasdos del "Escándalo Payola" fueron Alan Freed (el más importante introductor del rock and roll) y Dick Clark (el presentador de TV más popular de aquellos tiempos). Clark resultó absuelto al final de un largo y farragoso proceso, después de ser capaz de demostrar su buena voluntad, y siendo declarado como un "hombre honesto".

Peor suerte tuvo Freed, la gran víctima del conflicto y auténtica "cabeza de turco" de todo el escándalo. Fue declarado culpable y acabó desprestigiado, arruinado, sin trabajo y hundido moral y físicamente. Moriría a principios del año 1965 a los cuarenta y tres años, sin dejar de repetir una y otra vez que era inocente.

Para entonces los Beatles ya habían vuelto a poner la música y la rebeldía en todo lo alto. Al final, el "Escándalo Payola" sirvió para matar al rock and roll, que ya estaba herido de muerte por entonces, y también para matar "legalmente" a su inventor y máximo impulsor: Alan Freed.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...