6

El "escándalo Payola"

Hablaba el otro día en la entrada sobre el fin del rock and roll del "Escándalo Payola". Por no hacer la entrada demasiado extensa, no entré en materia, así que ahora es el momento de dejar unas cuantas pinceladas sobre aquel suceso.

La guerra latente entre la ASCAP (American Society of Composers, Authors and Publishers) y la BMI (Broadcast Music, Inc.), algo así como dos SGAEs americanas, concluiría en 1959, cuando comenzaba el declive del rock and roll.

La ASCAP, y las grandes compañías, defendían que el éxito del rock and roll no podía ser debido a causas "naturales", sino a los sobornos (pago de dinero, regalos, vacaciones pagadas, participaciones en ganancias, etc.) que disc-jockeys y emisoras recibían de las pequeñas compañías para que sus discos sonasen por radio y TV, con lo que, además del aumento de las ventas, cobraban los derechos de emisión. En realidad los sobornos de este tipo son conocidos a lo largo de la historia de la música. Obviamente, en el caso del rock and roll, también existió, pero ni mucho menos fue el responsable del gran impacto social y musical del género, cuyos detractores veían en su ritmo una degeneración espiritual y una pérdida de la decencia, impulsada por "oscuros intereses".

El primer revuelo se levantó cuando las grandes editoras dejaron de pagar a los disc-jockeys y algunas emisoras despidieron a aquellos de sus empleados que despertaban mayores sospechas de haber sido sobornados. Muchos de ellos fueron hallados culpables o confesaron irregularidades importantes. A principios de los 60 empezaron a dictarse sentencias. La limpieza pretendía ser efectiva en todos los estamentos.

Los grandes acuasdos del "Escándalo Payola" fueron Alan Freed (el más importante introductor del rock and roll) y Dick Clark (el presentador de TV más popular de aquellos tiempos). Clark resultó absuelto al final de un largo y farragoso proceso, después de ser capaz de demostrar su buena voluntad, y siendo declarado como un "hombre honesto".

Peor suerte tuvo Freed, la gran víctima del conflicto y auténtica "cabeza de turco" de todo el escándalo. Fue declarado culpable y acabó desprestigiado, arruinado, sin trabajo y hundido moral y físicamente. Moriría a principios del año 1965 a los cuarenta y tres años, sin dejar de repetir una y otra vez que era inocente.

Para entonces los Beatles ya habían vuelto a poner la música y la rebeldía en todo lo alto. Al final, el "Escándalo Payola" sirvió para matar al rock and roll, que ya estaba herido de muerte por entonces, y también para matar "legalmente" a su inventor y máximo impulsor: Alan Freed.

6 comentarios :

  1. Madre mía!!! Siempre la misma historia, la intolerancia y el poder judicial al servicio de unos pocos. Aún así, todavía estamos algunos tocando los cachimbes con el rock and roll.
    No conocía este escándalo, gracias por contarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia de siempre, ya sabes.
      Me acordé de ti ayer, porque dijiste que no lo conocías. Espero haberte ilustrado lo suficiente.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Interesante pero te dejas la parte más escandalosa de la historia. Consulta el nombre de Clive Davis y verás como todo esto se queda en un juego de niños

    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leído algo, pero no recuerdo ahora. Supongo que te refieres a los trapicheos que hizo hasta convertirse en magnate de las compañías de discos.
      Gracias por la visita.
      Un saludo!

      Eliminar
  3. Esye método fue el responsable del éxito de Born To Run de Bruce, Mike Apel era un gran bribón. Gran entrada.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...