14

La leyenda de Kerouac

El fenómeno de los beatniks y el de la llamada Beat generation tiene mucho que ver, como movimiento social, con el de la revolución del rock and roll, del mismo modo que su origen es genuinamente americano.



El gran precursor de la Beat generation fue Jean Kerouac. Entre finales de los 40 y comienzos de los 50 se dedicó a recorrer Estados Unidos, palpando una realidad muy distinta al American Dream, o a la American way of life. En todo este periplo, Kerouac conoció a los personajes de los que nutriría sus libros: vagabundos, hombres y mujeres que buscaban su propio sueño.


La aparición de 'On the road' (1957), en plena fiebre del rock and roll, movilizó la imaginación de todo un amplio sector de la juventud, que idealizaría lo que representaban los personajes del libro. Hasta su muerte en 1959 mantuvo viva la llama de la Beat generation, con obras como 'Dharma bums'. A raíz de esta publicación, Estados Unidos se llenó a comienzos de los 60 de jóvenes "héroes" que querían ser los nuevos "vagabundos del Dharma". Sin trabajo fijo, y vistos con malos ojos por las autoridades y los "buenos" americanos, nadie pudo evitar que abandonaran sus hogares para vivir experiencias y trasladarse a las grandes ciudades, Nueva York y Los Angeles.


Con la imagen de legendarios folk singers como Woody Guthrie en la mente, miles de chicos como Bob Dylan dejaron sus casas para ser artistas o para vivir como sus héroes, recorriendo el país en trenes viejos o por carreteras polvorientas.

14 comentarios :

  1. Interesante artículo Evander, la figura de Kerouac es conveniente tenerla presente por lo que de influecia hasta nuestos días a dejado su obra, haces bien en reivindicarlo de manera tan sabia y llana, bravo!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena reivindicar a estos personajes, porque ayudan a conocer mejor la historia de la música moderna.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. inspiró a toda una generación, es un personaje fundamental de la historia reciente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna, un personaje clave.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Amigo Evander, has tocado con Kerouac uno de mis puntos más sensibles. Acérrimo seguidor del escritor canadiense, no solo como escritor, también como icono de la generación beatnick. Tengo escritos artículos sobre él, presentados en su día en la revista "La luna de Madrid", aunque no publicados. Artista con el que nos identificamos muchos de los hippies de los 70, aprendizes en muchos casos de viajeros orientales de la meseta que emulábamos las leyendas del peyote y de los satoris japoneses. Obras míticas como "En el camino" (que releí a finales de 2007, cuando se celebraron los 50 años de su publicación), "Los vagabundos del Dharma", "Ángeles de desolación", "Big Sur", "Satori en París", me sirvieron para asentar mis concepciones vitales básicas, además de conformar en gran parte el estilo literario que desde hace mucho tiempo uso como marca de la casa. Aprovechando tu entrada, me voy a poner de inmediato con la lectura de "La vanidad de los Duluoz", una de las pocas obras suyas que me quedan por leer.
    Por fin alguien empieza a rascar en la superficie y saca a la luz uno de los orígenes primordiales de nuestra imagen inconformista. Has sido tú Evander, ¡enhorabuena!
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es una reivindicación justa... uno de los pilares de la filosofía del inconformismo.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Qué buen post más ilustrativo, masterfriend. Se agradece. Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya agradado, master. Creo que estas clases de historia musical siempre vienen bien.
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Pues siento ser yo quien aporte la nota disonante. Kerouac no me gusta. On The Road me pareció infumable, sin ninguna coherencia, y con unas habilidades narrativas y literarias que, para mi gusto, distan bastante del talento que Borroughs o Gingsberg sí tenían, en mi opinión.

    Eso no quita para decir que me parece una pedazo de entrada y un pedazo de blog. Un abrazo, Evánder; es mi primera visita aquí, y vengo para quedarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la discrepancia está la clave, amigo mío. Haces bien en manifestar tu desacuerdo.
      Las puertas del desván están siempre abiertas para cuando quieras entrar.
      Gracias por pasar y sé bienvenido.
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Sólo he leído de él "En el camino", que me parece espléndido, pero todo ese tipo de escritura tiene su origen años atrás en Céline y su extraordinaria primera novela "Viaje al fin de la noche". La influencia de Kerouac, por otro lado, enorme, como dices.

    Un abrazo, Evánder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que estás puesto en el tema. Tu comentario ayuda a ilustrar aún más el post. Gracias.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Interesante artículo, para conocer más a un escritor del que se habla bastante poco, y muy influenciador para muchos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea. Un personaje de enjundia. De ahí el que haya querido destacarlo.
      Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...